2007 Hay 2 productos.

COSECHA 2007 Valoración oficial de la añada: "MUY BUENA". Volumen de vino calificado: 272,81 millones de litros. -... Más

COSECHA 2007 Valoración oficial de la añada: "MUY BUENA". Volumen de vino calificado: 272,81 millones de litros. - Vino tinto: 245,90 millones de litros. - Vino blanco: 15,19 millones de litros. - Vino rosado: 11,72 millones de litros. La cosecha 2007 de Rioja ha merecido la valoración oficial de "Muy Buena" por parte del Consejo Regulador como resultado del riguroso proceso de calificación mediante análisis y cata que han superado las 4.093 muestras representativas de los 272,8 millones de litros de vino de esta cosecha finalmente amparados por la D.O. Ca. Rioja. Esta valoración confirma las expectativas generadas por la alta calidad de las uvas recolectadas en la vendimia 2007, que ya permitían augurar la posibilidad de elaborar grandes vinos de esta añada, especialmente aptos para su envejecimiento en barrica, tal como señaló el Consejo en un primer balance. La buena climatología que acompañó la fase final de maduración de la uva y el desarrollo de la vendimia, así como la gran profesionalidad de los viticultores y de los enólogos riojanos, han sido claves para alcanzar tan magnífico resultado. El total de uva cosechada de las 60.774 hectáreas productivas en la campaña 2007 en la D.O. Ca. Rioja ascendió a 412,72 millones de Kg. (375,09 millones de kg. de uva tinta y 37,63 de uva blanca), producción inferior en un 2,2% a la del año anterior, a pesar de contar con unas 400 hectáreas más de superficie de viñedo. Finalmente fueron amparados por la Denominación 273,7 millones de litros de vino, quedando otros 7 millones de litros como stock cualitativo, constituido este año por primera vez en virtud del acuerdo alcanzado en su día por el Pleno del Consejo Regulador con el objetivo de establecer un mecanismo que facilite el desarrollo equilibrado de la Denominación. El ciclo vegetativo de la campaña fue largo y el desarrollo de la vendimia puede considerarse especialmente lento y selectivo, lo que redundó en favor de la calidad del fruto, así como en un trabajo más cómodo de los enólogos. Los rendimientos fueron en general moderados, lo que no hizo tan necesaria la "vendimia en verde" o eliminación previa de racimos. La vendimia se desarrolló entre el día 3 de septiembre y el 2 de noviembre de forma escalonada y muy selectiva, en función de las condiciones que iba presentando la evolución de la maduración de cada viñedo, consiguiéndose así que la mayor parte de la uva entrara en bodega en su punto óptimo de madurez, con una sanidad excelente y con un buen equilibrio de los diferentes parámetros de calidad: graduación alcohólica, polifenoles y acidez.