1994 Hay 2 productos.

COSECHA 1994 Valoración oficial de la añada: "EXCELENTE". Volumen de vino calificado: 167,9 millones de litros. -... Más

COSECHA 1994 Valoración oficial de la añada: "EXCELENTE". Volumen de vino calificado: 167,9 millones de litros. - Vino tinto: 129,9 millones de litros. - Vino blanco: 16,6 millones de litros. - Vino rosado: 21,4 millones de litros. Ciclo vegetativo. Tras un invierno atípico, con temperaturas más altas de lo normal y ausencia de precipitaciones, que produjo un adelanto vegetativo considerable, abril fue un mes clave para la cosecha debido a la ola de frío y la helada que afectó del 10% al 30% de las yemas, frenando un poco el adelanto vegetativo. La limpia de Garnacha fue muy buena con mucha muestra de uva y la de Tempranillo buena, pero con menos muestra de uva que en la cosecha 93, habiendo finalizado el proceso a mediados de junio, hecho inusual en campañas normales. Hubo tormentas aisladas que aportaron la cantidad de agua suficiente para que el ciclo se desarrollara normalmente en gran parte de la D.O.. A finales de Agosto y primeros de Septiembre se empieza a acusar la sequía. Por primera vez en 20 años comienza la vendimia en Rioja Baja el día 1 de Septiembre y en las zonas tempranas de Rioja Alta y Alavesa entre el 6 y el 10. La vendimia generalizada en toda la Denominación de Origen Rioja comienza a partir del 18 de Septiembre y finaliza el 22 de Octubre, entrando las uvas en bodega muy sanas, en perfectas condiciones de maduración técnica para elaborar unos grandes vinos. En un lenguaje sencillo, pero eficaz, diríamos que son "uvas de libro": 1.- Graduación alcohólica más alta de lo habitual; 2.- Mucho color; 3.- PH y acidez total adecuados. Las fermentaciones fueron perfectas y los vinos, después de haber terminado la fermentación maloláctica, quedaron con buen color y extracto, siendo vinos adecuados para ser destinados a Reservas y Grandes Reservas. Una vez finalizado el proceso de la elaboración, la valoración de la cosecha 1994 realizada por los Servicios Técnicos del Consejo Regulador permitió confirmar las magníficas expectativas de calidad con que se venía especulando desde el comienzo de la vendimia. Los vinos ofrecían unos parametros muy favorables, como buen color y extracto, paladar exquisito, grado alcohólico, Ph y acidez adecuados, que permitieron augurar un prometedor futuro para su envejecimiento y que, en opinión de algunos técnicos, podrían equipararse a una añada mítica como la del 64.